Mándala de la tierra roja


 Dentro de nuestra mente ,creamos códigos que vamos utilizando toda nuestra vida ,el mundo cognitivo se crea a una edad muy temprana ,sin embargo yo creo que podemos incorporar códigos en cualquier edad de nuestra vida claro está con  disciplina y perseverancia podemos.
La primera vez que comprendí  este hecho y lo vivencie fue cuando tenía treinta y cuatro años 
Mi vida había cambiado y estaba casada y era madre de Daniel mi hijo de cuatro años sin embargo  yo seguía con una mente totalmente fuera de contexto era algo así como trabajar de peluquera con los instrumentos de una administrativa, era analítica, sentada en convicciones estáticas basadas  en el pasado  por mucho que lo intentara  no tenía los códigos para ese preciso momento, me prometí  a mí misma que encontraría unos códigos universales con los que al percibir el mundo todo encajase, lo que en ese momento no sabía era  que para ello tendría que borrar los que eran absoletos para mi día a día.


El momento llego al mirar una mesa redonda, en la mente la canción que como un mantra repetía era ¿quien soy yo? mi alma se ahogaba entre tantas partes  de mí que me querían ayudar, pero al aplicarlas no servían, cogí unas pinturas me acerque a la mesa y cambie la pregunta ¿con que color llegue al mundo? cere los ojos  y vi el rojo  hay estaba la única verdad y el primer código que boro el desorden mental, pensé, al nacer yo era  roja, pinte en la mesa un círculo rojo  apreté con la cera en la mesa hasta  que me definí, en mi cabeza se escuchaba y los demás, yo siempre estaba creyendo en los demás  esta vez por primera vez me dije :ve por partes 

¿a quien vi al nacer? 

a mi madre, ¿de qué color era para mí? ¿Cómo la recuerdo? seguí mi mándala uno a uno, toda mi familia.
Fui coloreando y apareció  un código de color, gracias a este código pude ver las des-armonías, pude ver donde habían coincidencias, cuando pintaba algún familiar caían lágrimas de sentimientos de amor oprimidos y que en este día veían la luz. Aunque ahora me recreo en contarlo con todo detalle. En aquel momento fue rápido cogí la mesa, los colores y en diez minutos había terminado en ese instante supe que el código había borado montones de años de perjuicios mentales mi percepción era otra me dije, el mundo a mi alrededor  esta creado por mí y afirme:yo soy este mándala, todos los colores son mis propias emociones y hoy me he liberado de patrones auto- impuesto basados en la ignorancia.
Pasado el tiempo pude ver el resultado de este proceso, comencé a ser la autora de mi historia
Fui recopilando partes de mí que había perdido y me integre con la ayuda de mi corazón , mis nuevos instrumentos eran útiles  y me permitían no acusar a los demás de mi visión de la vida, sin embargo solo al conocer los símbolos mayas pude ponerme a trabajar en lo que yo llamo red de navegación sincrónica .



Los veinte sellos me hicieron ser consiente de mis veinte dedos , los trece tonos  rompieron los códigos negativos  de la voluntad de mi cuerpo, pues unificaban en mi cuerpo trece articulaciones listas para el movimiento y la medida .Empecé a ver y a sentir los cuatro rumbos este norte oeste y sur y les puse un código de color, en mi mente el  espacio se expandía . Trabajar con todos estos códigos me permitió herramientas de tiempo  ,pues para mí al entrar en el calendario maya, deje de percibir un tiempo lineal y pase a vivenciarlo fractal donde se descubre el arte de coincidir ,el  ztolkin la cuenta de los días era ante mis ojos un módulo armónico en el que ningún momento de mi vida se perdía y además me informaba en que momento llegue al mundo  que energías estaban confluyendo  el 29-6-1961 y mi primera coincidencia fue al ver  la  cromática del  día de mi nacimiento era rojo.

MI sello personal se pronunciaba caban y significaba tierra y pude comprender un acontecimiento: cuando mi familia vendió una tierra donde había pasado parte de mi niñez yo me apresure a comprar macetas para cada persona de mi familia.
CABAN
Y les di una carta, en ella ponía :con esta tierra hemos jugado, reído  y amado, coger en vuestras manos un puñado de ella y crear la vuestra propia para vuestros hijos “la tierra estaba en un pueblo llamado la fuente del  hombre, sentí  que mi abuela  estaba , mandando un mensaje a la familia pero al comprender que era tierra resonante roja  trascendí aquel impulso que había dejado a todos tan sorprendidos...y busque en mi interior una tierra para mis hijos donde poder evolucionar y navegar sincronicamente.

No hay comentarios: